Psicólogo en Tenerife - José Avelino García

Inicio   Acceder

José Avelino García - Psicólogo en Tenerife

Usted está aquí:Inicio»Blog»Menos de lo mismo
A+ R A-

Algunas veces queremos que alguien de nuestro entorno cambie su manera de comportarse y, para ello, utilizamos estrategias que, aunque a veces funcionan, habitualmente no nos ayudan a conseguir nuestros objetivos.

Incluso pueden intensificar la conducta que pretendemos cambiar.

Aún así, es frecuente que nos “enganchemos” a esas estrategias estériles y que las apliquemos más y más, como si el hecho de no funcionar se debiera a que no lo hubiéramos intentado con suficiente ahínco.

Es decir, seguimos la estrategia de “más de lo mismo”.
Veamos algunas de esas acciones ineficaces que, aunque estén motivadas por muy buenos deseos y tengan una “lógica” aplastante, suelen ser… ineficaces.

El sermón no solicitado

  • Sermones y consejos (especialmente cuando son “por tu propio bien”)
  • Regañinas y reproches
  • Insinuaciones
  • Alentar: “¿Por qué no tratas de…?”
  • Rogar y suplicar
  • Apelación a la lógica o al sentido común
  • Artículos de folletos o periódicos dejados estratégicamente a la vista, o leídos en voz alta.
  • El enfoque silencioso y sufrido de “mira con cuánta paciencia y valentía no digo nada ni tomo nota de nada”, o bien una versión iracunda de lo mismo (estos suelen ser los “sermones” más poderosos del lote)
  • Tampoco tiende a dar resultado el castigo repetido y/o creciente; a menudo genera “más de las mismas” conductas-problema, o una escalada de ellas.

Adoptar una postura de superioridad moral

Cuando cualquiera de los métodos anteriores se aplica desde una posición de superioridad, de lógica “inexpugnable”, de ultraje moral, de indignación justa. Como, por ejemplo:

                “Si realmente me quisieras…”

                “¿Por qué no comprendes que…?

                “Cualquier persona con sentido común…”

                “Después de todo lo que he hecho…”

                “Mira cuán enfermo/desesperado/deprimido estoy por preocuparme por ti.”

“Te amaré y dejaré de estar enojado/de irme/negarme a hablar, si haces exactamente lo que yo quiero.”

“Te amo porque te comportas como quiero que lo hagas, y te amaré mientras lo sigas haciendo.”

Se trata de cualquier posición que implique que quien habla tiene la verdad acerca de cómo son o deben ser las cosas, o un conocimiento superior, capacidades, un conjunto de costumbres que al otro, por definición, le faltan a sólo posee a medias.

Autosacrificio/autonegación

  • Actuar constantemente para mantener la paz
  • Andar constantemente de puntillas para no perturbar o enojar a otros
  • Poner constantemente la felicidad de los demás por encima de la propia
  • Tratar de justificarse constantemente
  • Proteger a los otros de las consecuencias de sus acciones
  • Estar permanentemente pendiente del cambio del otro
  • Tratar continuamente de agradar a alguien/todos

¡Hazlo espontáneamente!

En este caso, por medio de cualquiera de los modos de actuar enumerados, tratar de que alguien haga algo o adopte una actitud diferente, pero también exigiré que sea porque quiere hacerlo.

                “¡Tienes que querer agradarme!”

“Me gustaría que me demuestres más afecto, pero sólo lo aceptaré si lo haces porque quieres.”

“No basta con que me ayudes a lavar; preferiría que lo hicieras con gusto/de buen grado.”

Tratar de hacer a alguien más responsable, más expresivo, más razonable, más solícito, más considerado, más erótico, más positivo, etc., equivale a invitarlo a que obedezca a nuestras definiciones de cómo debe ser, sean cuales fueren las intenciones reales de él.

Esto da resultado muy pocas veces o nunca.

A lo sumo se obtiene obediencia; lo más probable, con mucho, es que la respuesta sea una mayor incapacidad para responder, desobediencia, cólera, repliegue sobre sí mismo, fracaso o resentimiento. Parece que a la mayor parte de las personas no les gusta ser obedientes.

(Este artículo lo he escrito copiando casi al pie de la letra un fragmento del libro “Guía breve de terapia breve” de Cade y Hudson O’Hanlon. )

 

 

Artículos relacionados (por etiqueta)

Deja un comentario

Asegúrate de haber introducido la información requerida (*) donde sea necesaria.
HTML básico permitido.

Contactar

Contactar
Psicólogo Tenerife
José Avelino García Prieto
Calle Aceviño nº2 Apartamento 306
38400 Puerto de la Cruz
Santa Cruz de Tenerife (España)

922 385 594

608 495 730

Formulario contacto
joseavelinogp@gmail.com

Acceder

Este sitio web utiliza cookies para su funcionamiento, las cookies son necesarias para mejorar la experiencia del usuario entre otras cosas. Para saber mas acerca de las cookies, su uso o su eliminacion visite nuestra pagina de aviso legal.

Acepto las condiciones de uso de cookies en este sitio web.