¿Has sido víctima de abuso sexual en la infancia?

Adultos víctimas de abuso sexual en la infancia

¿Qué se considera abuso sexual en la infancia o adolescencia? 

Los expertos no se ponen de acuerdo a la hora de definir lo que se considera abuso sexual infantil, pero sí están de acuerdo en dos criterios básicos:

  1. Una relación de desigualdad entre abusado y abusador (ya sea en cuanto a edad, madurez o poder).
  2. La utilización del menor como objeto sexual; es decir, que el agresor utiliza al niño para su estimulación sexual o la de otras personas.

¿Es muy frecuente?

En España se estima que la frecuencia de los abusos alcanza el 20% de la población (23 % de las chicas y 15% de los chicos).
Hay un mayor número de niñas en el abuso que se lleva a cabo dentro de la propia familia (incesto); y un mayor número de niños en el abuso fuera de la familia (pedofilia).
El incesto supone un 20% de los casos denunciados; aunque, por su gravedad, son los más traumáticos.
En cuanto a los agresores no solo se trata de hombres: las mujeres son las agresoras en un 14% de los casos.
¿Por qué se mantiene en secreto? 

Sólo un 2% de los casos de abuso sexual familiar se conocen mientras ocurren.
Esto puede explicarse en parte porque la víctima sienta temor de no ser creída o de ser acusada de haber seducido al abusador; además del temor a las represalias por parte de este; o a las consecuencias desastrosas para la propia familia.
Por parte del abusador es evidente el porqué quiere mantener en secreto el abuso: no quiere perder la actividad sexual que mantiene con el menor; no quiere afrontar la posible ruptura matrimonial y de la familia; ni el estigma social y las posibles sanciones legales.

Consecuencias a largo plazo del abuso sexual

Lo que se ha observado con mayor frecuencia son alteraciones en la vida sexual y algunos síntomas que recuerdan al trastorno por estrés postraumático; pero existen grandes variaciones de unas personas a otras.
Presento un resumen de algunos de esos efectos negativos, aunque conviene aclarar que no todas las personas que sufrieron abuso sexual desarrollarán todos estos síntomas; incluso puede darse el caso de que no acarree mayores consecuencias negativas.
Secuelas físicas
• Dolores crónicos repartidos por todo el cuerpo.
• Fibromialgia.
• Preocupación exagerada por la propia salud y una tendencia a magnificar los sufrimientos.
• Quejas persistentes de síntomas físicos que no tienen un origen orgánico identificable.
• Pesadillas.
• Problemas en el sistema digestivo.
• Desórdenes alimenticios, especialmente bulimia.
• Desórdenes ginecológicos: dolores pélvicos crónicos; inicio significativamente temprano de la menopausia.
Secuelas conductuales
• Intentos de suicidio.
• Consumo de drogas y alcohol.
• Lesionarse a sí mismo.
• Conductas de riesgo.
Secuelas emocionales
• Depresión.
• Ansiedad.
• Baja autoestima.
• Estrés postraumático.
• Trastornos de personalidad.
• Desconfianza y miedo de los hombres.
• Dificultad para expresar o recibir sentimientos de ternura y de intimidad.
• Hostilidad.
Secuelas sexuales
• Miedos o aversiones sexuales.
• Falta de deseo o satisfacción sexual.
• Imposibilidad de alcanzar el orgasmo.
• Creencia de que, como persona, no se tiene más valor que el sexual.
• Volver a ser víctimas de abusos sexuales por agresores distintos a los que causaron el abuso en la infancia.
Secuelas sociales
• Problemas en las relaciones interpersonales.
• Aislamiento.
• Dificultades en la educación de los hijos: estilo de educación excesivamente permisivo; recurrir a los castigos físicos.
• Relaciones de pareja inestables.

Pongámonos en el lugar de la niña o del niño que fuiste

Cuando la víctima del abuso ha tenido un cuidador que no es seguro, que no es fiable, es normal que tenga problemas con la confianza, la intimidad o con saber dónde colocar los límites en el trato con lo demás.
También es frecuente que recurra a la amnesia, es decir, a olvidar lo ocurrido.
Comprensible, si tenemos en cuenta que esa criatura, en muchas ocasiones, depende del abusador para sus necesidades más básicas.
El olvido es una forma de sobrevivir.

¿Qué puedes hacer?

Es muy importante salir de un silencio que es como una cárcel; que es como una mano atenazándote la garganta.
El silencio alimenta a tus síntomas.
Puedes buscar un espacio seguro, como puede ser el creado en una psicoterapia, en donde los sentimientos dolorosos que tienes asociados a la situación traumática que has vivido puedan salir a la luz.
Es probable que tengas muchas ideas distorsionadas sobre lo que eres como persona; mucha rabia contenida (más que justificada); dificultades para establecer relaciones de confianza, de intimidad.
Incluso es probable que hasta te sientas culpable, lo que es el colmo.
Para que todas esas cosas te dejen de hacer daño, la terapia psicológica puede ser de gran ayuda.
Es muy probable que muchas de las cosas dolorosas que vives en la actualidad estén relacionadas con lo que te ocurrió hace años.
Como si el pasado envenenara tu presente de tal manera que te dificulta el orientar tu vida hacia las cosas que para ti son importantes.

Un veneno que puede hacerte muy difícil el que te impliques en relaciones sanas y satisfactorias.
La posibilidad de establecer una buena relación terapéutica te puede permitir vivir un modelo de relación saludable.
Y a partir de esa experiencia de ser aceptada y comprendida comenzar a colocar tus “antenas” sintonizadas hacia personas adecuadas para ti.
A nadie le gusta experimentar pensamientos, sentimientos o emociones desagradables.
Las personas que sobreviven a un trauma intentan evitar su malestar de varias maneras.
Algunas de esas maneras son muy perjudiciales: drogas; autolesiones; evitar la intimidad.
Son comportamientos que proporcionan un alivio a corto plazo, pero que a la larga causan un mayor malestar general.

Te propongo lo siguiente

No tienes que correr, ni esconderte, ni autolesionarte ni hacer nada para deshacerte de las experiencias internas desagradables.
Acompañada de la persona adecuada, puedes darte cuenta de tus pensamientos y sentimientos; darte cuenta de que en realidad no pueden ni herirte ni matarte: son como humo.
Puedes aprender a estar en este momento presente con lo que surja en tu mente, en tu corazón, aceptándolo, aceptándote.
También es importante que hables sobre lo que para ti es valioso en la vida. Te aseguro que si llegamos a conocernos hablaremos largo y tendido sobre la vida que te gustaría vivir.
Revisaremos todas los “trucos” que utilizas para evitar ciertos contenidos mentales, como puede ser el consumo de pastillas, comer compulsivamente, evitar ciertos lugares o personas, etc.
Veremos si realmente te resultan útiles a la hora de evitar el malestar.
Intentaremos separar lo que son tus acciones valiosas, las que te acercan a tus metas, de tus sentimientos.
Es posible que te sientas mal y, sin embargo, que te muevas simultáneamente en la dirección que te parece adecuada.
Procuraremos hacer múltiples ejercicios que favorezcan el que entres en contacto con los recuerdos de los abusos que sufriste en la infancia.
Te prometo que iremos muy despacio y con mucha delicadeza.
Podrás contemplar todos esos recuerdos dolorosos siendo consciente de que tú no eres esos recuerdos. Tú eres la conciencia en donde surgen esos recuerdos, la observadora ecuánime.
Y así ganarás flexibilidad psicológica para poder manejar esos contenidos mentales dolorosos de otras maneras que no sean el huir de ellos.
Según vayamos desarrollando la que espero que sea una larga conversación iremos descubriendo las maneras más adecuadas para ti de incorporarte a la vida plena que te mereces.
Te deseo lo mejor.

Si te apetece puedes leer otro artículo que trata sobre los adultos que han sido víctimas de abusos sexuales en la infancia en el siguiente vínculo:

Abusos sexuales: Dentro de ti oigo un niño llorando

También puedes visitar y participar en esta página de Facebook:

Abuso sexual en la infancia: Comprender a los supervivientes

O en esta comunidad de Google +:

Adultos víctimas de abuso sexual en la infancia

Comentarios 11

  1. Hola, tengo 44 años, fui victima de abuso sexual a los 8 años por mi hermano mayor que tenia 13años, me regalaba cosas a cambio de hacerle cosas sexuales o de hacermelas el a mi. Mi madre un dia nos descubrió y nos dió una paliza a los dos, pasé mucha verguenza durante mucho tiempo, solo tuve un novio que es ahora mi marido, no pude disfrutar de las relaciones sexuales hasta pasado mucho tiempo, lo veía una cosa sucia. Hace 8 años tuve intento de suicidio porque me entere que la noche de la despedida de soltero de mi marido el tuvo relacion sexual con una prostituta y tambien que tuvo una aventura con otra mujer, veo a los hombres como monstruos incapaces de amar, siento un gran dolor emocional dentro de mi

    1. Post
      Author

      Hola, Cristina. Lamento que hayas tenido experiencias tan dolorosas que te han hecho ver a los hombres como monstruos. Espero que busques ayuda para que ese dolor que sientes se vaya disolviendo y para que puedas ver a los hombres sin la distorsión que provoca el sufrimiento que algún hombre te ha causado.

  2. buenas, mientras leia las secuelas me he sentido llamado por asi decirlo, parece que hablan de mi, yo fui victima de una violacion cuando apenas era un crio, fue violado por una persona cercana a mi familia, y aparte de eso, sufri abusos sexuales de manera continuada durante 3-4 años de manera continuada, por una persona de la familia, a dia de hoy han pasado de eso unos 15 años aproximadamente, y no hay forma de superarlo, cada dia es un suplicio, recuerdos que vienen a la mente, sensaciones horribles mientras esta en la cama….. todo esto me ha llevado a saber que soy un asco como persona, que mi cuerpo no sirve para nada, tengo depresiones, baja autoestima, ansiedad, estres, miedo a las personas, ideas autoliticas y varios intentos, autolesiones, miedo a las relaciones con mi actual pareja, muchos miedos que dudo que pueda borrarlos de mi mente pero que hacen que mi vida sea un asco, ya no como casi nada, apenas duermo, no me relaciono con la gente, y a pesar de que estoy en una franja de edad en la que se puede decir que aun soy joven (20-30) solo quiero acabar con mi vida, porque lo que he sufrido no se lo deseo a nadie, para mi sufrir una violacion y tantos abusos sexuales han acabado con mi vida

    1. Post
      Author

      Hola. Te agradezco mucho el que compartas tus duras experiencias y lamento que hayas creado una imagen sobre ti mismo que te hace sufrir de esa manera (cosa que entiendo, dadas tus vivencias). Aunque creo que te equivocas profundamente al decir que eres un asco y que esas experiencias han acabado con tu vida. Te recomiendo encarecidamente que busques ayuda psicológica: tu sufrimiento se puede aliviar.
      Un abrazo

  3. Cuando era niña mi tío era demasiado cariñoso conmigo, me daba besos ,me acariciaba, y el me decía que era nuestro secreto que algo así era normal. Yo creí que todo era verdad por qué desconfiar de alguien que supuestamente me cuidaba… Cuando jugaba con otros niños y me hacían lo mismo pensaba que era normal, que mi conducta era nornal, que todo lo que pasaba era normal. A los 9 años de edad un chico más grande fue más allá de solo querer besarme sabía que algo andaba mal me asusté mucho justo mi hermana estaba conmigo y salió corriendo a pedir ayuda y vinieron unos vecinos a ayudar. Yo en ese momento no entendía lo que sucedia, pensaba que el chico quería pegarme… Mi madre me decía que todo eso me pasaba por mi culpa por siempre juntarme con los chicos y yo le creí, fue mi culpa me decía.
    A partir de ahí no volvió pasar nada… Me aleje de los chicos por que pensaba que me iban a volver a lastimar. Hasta que a la edad de 13 años mi cuerpo cambio me volví bonita a los ojos de los chicos. En donde iba me molestaban, y hablaban de mi. Un día se me acercó uno y me preguntó si quería ser su novia, lo rechaze enseguida ya que no quería saber nada de eso. Unos días después empezaron a haber rumores de mi, se decía que yo lo había echo con el. No tardó mucho en haber llegado a oídos de mis padres. Ese día jamás lo voy a olvidar como desconfiaron de mi, como me llevaron a rastras hasta la calle y ahí se desquitaron con migo sin dejar que me defendiera o por lo menos lo negara. Ese día fue mi cruz. Mi reputación no era necesariamente de una monja. Mi corazón fue roto no por lo que se decía de mi sino por qué mi propia madre fue la que me puso los clavos. A partir de ese día nunca le conté nada. La comunicación entre nosotras era cero. Y así quedó. Gracias a mi reputación los chicos solo me molestaron aun más y yo estaba sola..
    A los 15 años mi vida se arruinó por completo cuando confíe en un adulto de nuevo. Siempre lo revivo el como pude caer en su trampa si solo no hubiera entrado a su casa, si solo no hubiera pensado está todo bien es un conocido que solo necesita mi ayuda. Yo no estaría destrozada. Ese día lo único que tenía me lo quitaron, quede vacía, tan vacía este cuerpo ya no es más mío, no me pertenece, está sucio, es grotesco verme a un eapejo. Después de eso solo ya nada importaba. No pude decir nada por miedo. Yo pensé es mi culpa, es mi culpa. Todo lo que me había pasado yo lo había ocasionado. Estaba tan enojada conmigo que en esa semana hice realidad cada cosa que se decía de mi. Salía con chicos y tenía relaciones sin sentido. Me volví una promiscua. Me doy tanto asco. Llegué a lastimarme las piernas,por qué era un lugar que mostraba muy poco y no quería que nadie supiera de eso. Me aleje de todo y todos. Vivo deprimida por qué me doy asco de todo lo que hice. Cada vez que me acostaba con cualquiera siempre revivía ese momento y entonces era violada cada vez que lo hacía, ese era mi castigo, mis lágrimas eran mías aunque dolieran.
    Ahora a mis 23 años no tengo nada, vivo deprimida, no tengo un trabajo estable, soy la desepción de mis padres, no sé si podré ser feliz. Mis relaciones solo me recuerdan lo sucia que estoy. Y un día este dolor simplemente desaparecerá conmigo… Por qué mi vida ya no podrá ser una normal. Porque me quitaron el privilegio de vivirla sanamente.

    1. Post
      Author

      Hola, Gaby. Tu relato es muy conmovedor y muy triste. Se me encoje el corazón al sentir lo mucho que estás sufriendo por haber forjado una imagen de ti misma tan cruel.
      Me gustaría que te dieras cuenta de que todas las cosas terribles que piensas sobre ti misma sólo son pensamientos: no son la realidad. Pensamientos que son como humo.
      No estás sucia. Piensas que lo estás, pero no es cierto.
      Convendría que aprendieras a conocer a esa parte de tu mente que te trata con tanta dureza; que aprendieras a ponerla en su sitio. Te aseguro que hay otras partes en ti que jamás han sido manchadas ni lo serán.
      Espero que empieces a cuidarte como te mereces. Ya bastante violencia hay en el mundo para que añadamos más.
      Te aseguro que estás muy equivocada al creer que te mereces un castigo.

  4. Hola, necesito ayuda. No se empece a dudar si fui víctima de algún tipo de abuso. Hace algunas semanas comencé dudando y hoy vi una serie “13 reasones why”( como sea que se escriba) y no se porque pero esa duda me viene siguiendo mucho. Tengo sólo algunos elementos en la cabeza pero no puedo decir nada con exactitud, solo tengo una angustia muy fuerte y siento estar muy identificado con síntomas que se presentan. Al leer algunas experiencias me empieza a temblar el cuerpo. Tengo 24 años y nunca jamás me había pasado, no se estoy dudando mucho. Al psicólogo voy hace 1 año y medio pero nunca me surgió esto, me surge ahora. Que puedo hacer? Con quien puedo hablar? Tengo miedo

    1. Post
      Author

      Hola, Mateo. Creo que lo más razonable es que trates esas dudas con tu psicólogo.

  5. Hola, tengo 18 años, mi relato empieza yo a mi edad de 8-7, mi hermana tenía un novio y ellos, mientras yo estaba tapada con las cobijas, teniendo relaciones justo a lado de mí, yo no entiendia que pasaba o por que lo hacían, todavía no logro comprender por qué, siempre sentía mucha rabia pensando que seguro ellos podía aguantar a tener relaciones donde yo no estuviera, también estaba enojada conmigo, ¿Por que no me fui de allí? ¿Por que no hice algo? Lo que hacía era rogarle a Dios que llegaron mis papás y me salvarán, pero eso nunca pasó. Mis recuerdos son muy borrosos, por que creo los olvide por un largo tiempo, hasta hace como un año volvieron a mi por un amigo y desde eso ya no puedo de dejar de pensar en eso. Pero estoy confundida, no se si yo sufrí de un abuso, ya que ellos a mi en realidad no me hicieron nada, no se si ellos pensaban que estaba dormida, pero ahora que todo volvió a mi recuerdo ver a niños en mi primaria dando su primer beso y yo me ponía super incómoda o/y nerviosa viendo algún tipo de contacto físico en público. Me gustaría regresar a cuando no recordaba nada

    1. Post
      Author

      Hola, Lola. Creo que está bien que des cabida en tu mente a esos recuerdos que has tenido olvidados durante tanto tiempo. Me parece que están teñidos, esos recuerdos, de la manera de interpretar el mundo de la niña que fuiste y que creyó que lo que ocurría a su lado (la sexualidad de tu hermana y su novio) era algo peligroso. Espero que poco a poco se imponga la visión de la sexualidad como algo muy hermoso que nos ayuda a desarrollarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *