¿Te sientes culpable cuando te masturbas?

culpable cuando te masturbas

Culpable cuando te masturbas: historia de un sinsentido

La masturbación es considerada por muchas personas como un pecado o como una práctica que entraña muchos y graves peligros. Esta manera de entender el autoplacer tiene su propia historia. Expongo a continuación uno de sus capítulos.

El médico suizo Simon André Tissot, en el siglo XVII escribió un libro que por desgracia se hizo muy famoso: “Tratado sobre las enfermedades producidas por el onanismo”, (Onán era un personaje bíblico que aparece en el Génesis 38:9)

El señor Tissot creía que la pérdida de semen debilitaba el cuerpo. Al hombre no le faltaba inventiva para explicar su teoría fisiológica. Decía que la masturbación hacia aumentar la presión dentro del cráneo, lo que ,“lógicamente”, llevaba a la locura y, en muchos casos, a la muerte. Documentó muchos casos en su libro de ceguera, locura, y un sinfín de desgracias provocadas por la masturbación.

Influido por Tissot, el famoso médico estadounidense del siglo XIX, Benjamín Rush, se encargó de difundirla teoría de la degeneración por Estados Unidos. Y con su ayuda la masturbación pasó a ser considerada una verdadera enfermedad. Y se crearon centros especializados en donde eran encerrados por sus familiares quienes eran pillados con “las manos en la masa”. Y se crearon asociaciones para luchar contra esta lacra. Y se patentaron aparatos para evitar caer en este espantoso vicio (aparatos con pinchos o que administraban una descarga eléctrica). Y la historia continúa, pero yo la dejo aquí: como muestra vale un botón.

En fin, no te extrañe si aún sufrimos las consecuencias de semejantes sandeces.

Dejar atrás la culpabilidad

En el presente pocas personas apoyarían ideas tan nefastas como las expresadas anteriormente.

De hecho, actualmente la masturbación se recomienda como remedio en la terapia sexual. Como dijo el psiquiatra Thomas Szasz, en una generación la masturbación ha pasado de considerarse como una enfermedad a ser una forma de terapia.

Aunque me temo que muchas personas siguen teniendo sentimientos confusos al respecto.

Puede que te sientas una persona liberada sexualmente y aún así mantengas actitudes negativas sobre la cuestión del autoplacer.

(Como ves, he cambiado la palabra masturbación, tan cargada de asociaciones negativas, al menos para mí, por la de autoplacer que evoca alegría, goce, celebración.)

Y el caso es que empezamos a descubrir nuestra sexualidad de manera natural con el autoplacer. Así entramos en el mundo fascinante del erotismo.

Es fácil observar a  los lactantes juguetear con sus propios genitales. Aunque no podamos estar seguros de si son más o menos conscientes de lo que hacen, si parecen estar provocándose placer sexual.

La manipulación rítmica de los genitales, a lo que llamamos masturbación entre los adultos, ocurre alrededor de los 3 años de edad. Y si se los deja tranquilos, la mayoría de los niños progresan de un toqueteo distraído de sus genitales a proporcionarse sistemáticamente autoplacer a las edades de 6 a 8 años.

En definitiva, la masturbación es una forma normal y natural de expresión sexual en la lactancia y en la infancia (y, por supuesto, en las demás etapas de la vida).

Es interesante señalar que los niños y niñas aprenden sobre el autoplacer de maneras diferentes.

Habitualmente los varones se enteran de ello por sus compañeros del mismo sexo, los ven practicando; con las niñas es más frecuente que se enteren  a través de un autodescubrimiento accidental.

Aunque, con las nuevas tecnologías, supongo que habrá cambiado bastante lo anteriormente dicho.

En la adolescencia los varones buscan el autoplacer de una manera masiva entre los 13 y 15 años. Muchas niñas también comienzan a masturbarse en la adolescencia, pero se incorporan al club del autoplacer más paulatinamente, es decir, muchas niñas comienzan más tarde.

¿Y qué ocurre cuando somos adultos? Pues que muchas personas recurren al autoplacer, incluso aunque se tenga pareja y se tenga fácil el practicar el sexo en compañía.  Este comportamiento es perfectamente normal, aunque con frecuencia evoca sentimientos de culpa y es posible que se haga en secreto.

Espero que eso de sentirte culpable cuando te masturbas, si es que lo sientes, haya disminuido o desaparecido.

Si te apetece leer más sobre este tema te propongo el siguiente artículo:

De la masturbación al autoplacer

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *