Surcos

La mente se distrae peligrosamente

Cuando comenzamos a prestar una mayor atención a nuestro cuerpo observamos que la mente no deja de encontrar múltiples motivos para distraerse.

Y una de las maneras preferidas de permanecer alejada del momento presente es juzgando lo que ocurre como inadecuado, como que no es lo que esperaba, o deseaba.
Y esos juicios pueden desencadenar largas secuencias de pensamientos que se suceden unos a otros de manera automática hasta llevarnos a estados de ánimo, frecuentemente, nada recomendables.

Atrapados

Y mientras recorremos esos senderos tan trillados, esos surcos, no somos precisamente libres, ya que estamos atrapados en viejos hábitos mentales que nos impiden observar lo que tenemos delante de nuestras narices y nos impiden, por tanto, elegir la alternativa que nos proporcione mayor bienestar.

Es como si mirásemos a través de un cristal coloreado.

Esas reacciones automáticas, que se adueñan de nuestro espacio mental porque no somos conscientes de ellas (no vemos el cristal coloreado), suelen potenciar y exacerbar el estrés.

Incluso, a veces, hacemos una montaña de un grano de arena.

El aumento de nuestro nivel de conciencia es el secreto para aprender a liberarnos de nuestras reacciones automáticas que nos provocan un excesivo estrés.

La conciencia introduce un freno a la reacción ante el estrés, y nos ofrece la posibilidad de elegir entre la habitual manera de reaccionar o responder de una manera más adecuada para nuestra salud.

Recobrar la libertad

Podemos recobrar nuestra libertad si empezamos por reconocer la realidad de nuestra situación.

Y podremos reconocerla si dejamos de reaccionar automáticamente juzgándola y rechazándola (o, por el contrario, apegándonos a ella si la consideramos agradable).

Pero para poder cambiar nuestros hábitos mentales a la hora de enfrentarnos al estrés, nos conviene entrenar en momentos poco complicados.

Ese es uno de los objetivos de la práctica de la Atención Plena (Mindfulness), una de las maneras de practicar la meditación. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *