3 maneras de animar tu vida sexual. La 2ª es la que más me gusta

 

Si has respondido que sí a las anteriores preguntas, te propongo tres ejercicios sencillos que pueden contribuir a que se enriquezca tu vida de pareja.

1. ENRIQUECER EL MENÚ

Explora con tu pareja maneras diferentes de disfrutar del sexo sin que haya penetración.

ü  Puede que se os ocurra utilizar nuevos ingredientes.

ü  O enriquecer la parte del festín que tiene que ver con los aperitivos.

ü  O crear un plato combinado.

ü  Tal vez queráis un largo banquete con una larga sobremesa.

ü  O un plato único.

ü  O decidáis organizar una merienda campestre.

Sea lo que sea que utilicéis para vuestro menú, ¡qué aproveche!

2. BAÑO SENSUAL EN PAREJA

Puedes comenzar tú por proponer a tu pareja el darle un baño.

  1. Comienza por desnudarla.
  2. Cuando ya esté dentro de la bañera, la enjabonas meticulosamente y con la suavidad y ternura con lo que lo harías con una criatura de corta edad. Tú permanece fuera de la bañera.
  3. Luego viene el secado.
  4. La aplicación de algún aceite o crema corporal.
  5. Y por último la vistes.

Previamente es importante que hayas acondicionado el baño para que disfruten  los sentidos: un olor agradable, música, luz tenue.

Si en tu vida de pareja el contacto corporal está corriendo peligro este puede ser un magnífico ejercicio para incrementar el erotismo.

Por supuesto, otro día te toca a ti estar dentro de la bañera.

3. CARICIAS SIN COITO

Relájate y disfruta si te estás dejando acariciar.

Si te toca el turno de ser quien acaricia toca todo su cuerpo excepto los genitales (y el pecho de ella). Por delante y por detrás.

Pasados diez minutos, intercambiad los papeles.

Si te excitas, no pidas nada a tu pareja. Concéntrate  en lo que sientes cuando acaricias y eres acariciado: sensaciones y emociones.

¿Qué zonas te gustan más que te toquen y cuáles te gusta más tocar?

 

Espero que te haya gustado lo que has leído y que te animes a ponerlo en práctica. Si te ha gustado, te agradecería que me lo hicieras saber dándole a la tecla oportuna que existe para eso, o permitiéndome disfrutar de tus comentarios.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *