Alimentación y Atención Plena: algunas preguntas

¿Eres consciente de la cantidad de gente que ha tenido que colaborar para que los alimentos estén en tu plato? ¿Aprecias la energía del sol, de la tierra y del agua que atesoran?

¿Estás seguro de querer que ese alimento pase a formar parte de tu cuerpo? ¿Escuchas cuando te dice que ya tiene bastante? ¿Le haces caso? ¿Qué emociones notas entonces?

¿Te sientes pesado al acabar de comer? ¿Al cabo de las horas predomina la sensación de energía o te encuentras agotado? ¿Has relacionado esas sensaciones con algunos alimentos en concreto o con combinaciones de ellos?

¿Has notado la influencia de los alimentos sobre tus heces? ¿Huelen especialmente mal?¿Te resulta más fácil o difícil ir al váter?¿Vas regularmente?

¿Te has convertido en adicto a algún alimento? ¿Qué intentas satisfacer al comer determinadas cosas, cuál es el verdadero anhelo? ¿Te das cuenta de que a veces comes impulsado por una emoción o un pensamiento? ¿Podrías sustituir ese alimento al que te has enganchado por algo más sano?

¿Cocinas prestando plena atención a lo que haces, a los colores y olores, al tacto y las formas de lo que estás manipulando? ¿Cocinas con cariño?

¿Aprecias la suerte que tienes por poder comer cada día, cuando hay tantas personas en el mundo que no tienen nada que llevarse a la boca? ¿Te sientes agradecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *