Para mejorar la relación con la comida

comer conscientemente

Comer conscientemente

Para mejorar una relación lo primero que tendremos que hacer es pararnos a observar con quién o con qué nos relacionamos. Nuestro trato con los alimentos no es una excepción.

Pero, frecuentemente, comemos sin prestar atención a lo que nos llevamos a la boca, sea porque estamos pensando en otra cosa, o viendo la televisión, etc. Y esta manera automática de comer propicia que ingiramos cualquier cosa sin ser conscientes de su calidad y también propicia que comamos más de lo que necesitamos.

Señales de saciedad

Si comemos conscientemente, además de disfrutar más de los sabores, olores, colores y texturas de los alimentos que tenemos la suerte de poder llevarnos a la boca, también notaremos las señales de saciedad que nos manda nuestro cerebro y pararemos a tiempo.

Y si somos conscientes de cuándo estamos saciados podremos comer lo que nos apetezca sin la necesidad de estar restringiendo ciertos alimentos para conseguir perder los kilos que le sobran a nuestros cuerpos (o por miedo a ganar esos kilos).

Momentos de desenfreno

Encierra un gran peligro andar privándose de ciertos alimentos una y otra vez, ya que nos puede llevar a que tengamos momentos de desenfreno y nos lancemos a comer de manera descontrolada para compensar tantos sacrificios y penurias.

Si ocurre que en algún momento nos descontrolamos con la comida es probable que nos sintamos culpables, fracasados e, incluso, inmorales. Y es que juzgamos a los alimentos como buenos o malos,( malos suelen ser aquellos que engordan), cuando me parece que sería más adecuado clasificar a los alimentos en saludables o no saludables.

Comer sin hambre

Al prestar atención al acto de comer es probable que observemos que son muchas las ocasiones en que lo hacemos por razones sociales y no por hambre.

O por razones emocionales como estar triste, aburrido, estresado, etc.

Resumiendo

Así que si queremos mejorar nuestra relación con la comida conviene que tengams en cuenta las siguientes cosas:

  • Que le prestemos la atención que se merece.
  • Que comamos lo suficientemente despacio como para que nos dé tiempo a disfrutar de todos los sentidos.
  • Que no nos distraigamos.
  • Que observemos cómo reaccionan nuestros cuerpos ante los distintos alimentos (tanto mientras los ingerimos como mientras los digerimos).
  • Que paremos cuando notemos saciedad.
  • Que comamos cuando sintamos hambre.

Buen provecho.

Y si quieres leer más sobre el comer conscientemente puedes seguir el siguiente enlace:

Alimentación y atención plena: algunas preguntas

Si quieres escuchar un audio:

Come conscientemente y estarás más sano

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *