Psicólogo en Tenerife - José Avelino García

Inicio   Acceder

José Avelino García - Psicólogo en Tenerife

Usted está aquí:Inicio»Blog»Rigidez y adolescencia: una mala pareja
A+ R A-
21 Nov

Rigidez y adolescencia: una mala pareja

Viejas soluciones a nuevos problemas

En todas las familias se dan algunas repeticiones en la comunicación entre sus miembros (sobre todo entre generaciones diferentes), estableciéndose un toma y daca que parece no tener fin y que puede volverse muy rígido.

Por ejemplo, imaginemos a unos padres que se preocupan por la manera de actuar de su hijo ya que la consideran peligrosa e intentan que el joven cambie.

Al hijo le resultan insoportables estas injerencias en su vida y, dada la necesidad natural que tiene de ir ganando autonomía, reacciona rebelándose y rechazando las bienintencionadas indicaciones de los padres que, a su vez, ven confirmadas sus sospechas de que a su hijo le pasa algo y vuelven a la carga tratando de ayudarle  y, entonces, el hijo… etc.

Siempre se corre el riesgo de caer en la rigidez en las interacciones familiares si se aplican machaconamente viejas soluciones a nuevos problemas.

La pérdida de flexibilidad es generalmente dañina pero, sobre todo, resulta muy peligrosa cuando un hijo comienza la etapa de la adolescencia. Es esta una época en que los padres conviene que mantengan en forma su “cintura”.

Así se crean las relaciones rígidas

El primer ingrediente imprescindible es la DUDA. Nuestro hijo se comporta de tal manera (encerrarse en su cuarto, practicar el mutismo, fumar, etc.) que nos hace preocuparnos con respecto a su equilibrio psicológico.

O tememos que haya caído bajo la influencia de alguna ideología política o religiosa que pueda encerrar peligro o ser moralmente inadecuadas.

O que esté bajo la famosa influencia de las malas compañías.

Como es lógico, ya que somos padres responsables, COMENZAMOS A INVESTIGAR lo que consideramos un problema: interrogamos, damos consejos llenos de amor, incluso consultamos con un especialista, damos sermones, etc.

Todo encaminado a combatir las debilidades de nuestro hijo o a evitar que siga haciendo cosas inadecuadas.

Nuestro hijo se defiende con más silencio, huidas, broncas…

Como padres nos vemos obligados a INSISTIR, a pesar de la evidencia de lo poco eficaces que resultan nuestros métodos. Pero como funcionaron en otras épocas (cuando nuestros hijos eran unos niños) suponemos que es cuestión de insistir un poco más hasta que vuelvan a funcionar.

Nuestro hijo adolescente se mete en su caparazón, o busca alivio fuera de casa, o comienza a desarrollar algún tipo de patología.

En principio, la puesta en práctica de alguna de estas “soluciones” puede proporcionar algún tipo de alivio; pero a la larga esta “solución” acaba agravando el problema.

Y, a estas alturas, lo que comenzó siendo una simple dificultad hemos conseguido convertirla en un verdadero problema.

Los problemas se complican, las soluciones intentadas cada vez son más gravosas.

Se crea un automatismo de mensajes y respuestas a esos mensajes que crea un círculo vicioso que le da de comer al problema manteniéndolo perfectamente alimentado.

Es decir, se intentan, una y otra vez, SOLUCIONES QUE NO FUNCIONAN y esto es lo que acaba siendo un verdadero problema.

Eso sí, nosotros nos sentiremos buenos padres ya que estamos dispuestos a ayudar a nuestro hijo cuantas veces haga falta y a hacer por él cualquier tipo de sacrificio.

Y si nuestro hijo se deja “rescatar” por nosotros de los líos en los que se mete, se sentirá protegido, aunque con la “pequeña” pega de recibir el mensaje de que es alguien problemático, desequilibrado, débil, etc.

Es decir, alguien incapaz de afrontar su propia vida.

También puede que nuestro hijo opte por rebelarse y rechazar nuestras ayudas, incluso violentamente. En este caso, nosotros como padres, vemos confirmadas nuestras sospechas de que le pasa algo a nuestro hijo y REDOBLAMOS NUESTROS ESFUERZOS CORRECTIVOS, los cuales harán que nuestro hijo aún se ponga más borrico.

Probar a hacer algo diferente

Así que si “más de lo mismo” nos lleva a agravar el problema al que nos enfrentamos podemos probar a hacer algo diferente.

Aúnque sea algo casi imperceptible, pero que sea diferente.

(Si queréis profundizar en estos asuntos os recomiendo leer el libro “Modelos de familia: Conocer y resolver los problemas entre padres e hijos” de Giorgio Nardone. Yo he escrito este artículo después de leerlo.)

Deja un comentario

Asegúrate de haber introducido la información requerida (*) donde sea necesaria.
HTML básico permitido.

Contactar

Contactar
Psicólogo Tenerife
José Avelino García Prieto
Calle Aceviño nº2 Apartamento 306
38400 Puerto de la Cruz
Santa Cruz de Tenerife (España)

922 385 594

608 495 730

Formulario contacto
joseavelinogp@gmail.com


LIBRO: Desde el estrés a la calma: Psicología y salud:consejos prácticos

desde el estrés a la calma portada libro-opt

Comprar libro en Amazon



Una gran parte de la población sufre las consecuencias adversas sobre la salud del estrés excesivo. El objetivo de este libro (que ha surgido del blog que el autor alimenta desde hace unos años) es prevenir esas consecuencias o paliar sus efectos. Para ello el libro te propone algunas reflexiones y te invita a adquirir ciertas habilidades que te ayudarán a manejar el estrés de un modo diferente. Habilidades que te permitirán relacionarte con tu cuerpo, con tu mente y con los demás (pareja, hijos, amigos, etc.) de una manera más satisfactoria y “rentable”.

Ahora puedes comprar este libro que he publicado en Amazon

Comprar libro en Amazon

Acceder

Este sitio web utiliza cookies para su funcionamiento, las cookies son necesarias para mejorar la experiencia del usuario entre otras cosas. Para saber mas acerca de las cookies, su uso o su eliminacion visite nuestra pagina de aviso legal.

Acepto las condiciones de uso de cookies en este sitio web.