Educación positiva

educación positiva

 

Educar con castigos

Parece ser que los padres españoles usan y abusan del castigo físico y que con frecuencia lo acompañan de agresión psicológica como método educativo.

Estas son las conclusiones de un estudio realizado por Patricia Matey y publicado en la revista Psicothema. Esta misma autora publicó un artículo titulado “Los niños españoles todavía se educan con el azote”.

Educar de manera positiva

Después de leer ese artículo creo que lo adecuado es reflexionar sobre lo que significa una educación positiva.

Voy desgranando algunas ideas que espero que ayuden a conseguirlo.

  • ¿Qué queremos enseñar a nuestros hijos? ¿Cuáles son nuestros objetivos como educadores? Esos objetivos deben ser claros y estar expresados de forma positiva. No conviene marcarse objetivos de lo que no queremos con respecto al niño. Mejor que esos objetivos sean pocos y sean compartidos por ambos padres.
  • Aprender lleva su tiempo, así que procurad dárselo a vuestros hijos. No esperéis que con un par de instrucciones el niño ya sepa hacer lo que le queréis enseñar. Apoyadle, acompañadle en el proceso de aprendizaje. Dadle ánimos.
  • Conviene que resaltéis lo que vuestro hijo hace bien e ignoréis, siempre que sea posible, lo que hace mal. A vuestro hijo, como a todo el mundo, le encanta tener éxito y que los demás aprecien sus progresos. Para conseguir que el niño tenga éxito y se anime conviene plantearle retos fácilmente alcanzables. Dividir la tarea en pequeños pasos que el niño pueda dar sin muchas dificultades y así ir cosechando éxitos que le animen a seguir mejorando.
  • Conviene predicar con el ejemplo. Creo que este punto no requiere comentarios, aunque sí mucha reflexión personal.
  • Los niños necesitan que confiemos en ellos. Si le dices “no corras que te vas a caer”, veladamente le estás llamando torpe o cosas peores. Si luego el niño se cae cuando corre ¿de qué os extrañáis?
  • Fomentemos la responsabilidad en nuestros hijos. Aconsejad, pero luego permitid que sean ellos los que elijan lo que piensan que es adecuado. Eso sí, siendo responsables de las consecuencias de lo que hayan elegido hacer.
  • Fuera los sermones. No sirven para nada bueno. Lo mejor es pedirles amablemente que hagan lo que queréis; si no os hace caso, decírselo con firmeza; y por último, si siguen pasando, aplicar las consecuencias que previamente hayáis acordado con ellos (ya hablaremos de este asunto).
  • Si como padres metéis la pata, reconocedlo. Cuando te equivocas se te abre la posibilidad de aprender algo nuevo. Ese es el mensaje que les tenemos que transmitir a los niños. Así se animarán a tomar sus propias decisiones, aunque se puedan equivocar.
  • Tened en cuenta que la mayoría de las conductas que exhiben vuestros hijos son aprendidas; lo que supone que pueden ser modificadas.
  • No les deis todo lo que os pidan.
  • Pedidle las cosas con amabilidad: funciona mejor que las órdenes. Las órdenes acaban cabreando al más santo.
  • Cumplid vuestras promesas, tanto las agradables como las desagradables. No estéis cambiando todo el tiempo de opinión.
  • Las comparaciones son odiosas. Sobre todo las comparaciones entre hermanos son especialmente odiosas.
  • Las reprimendas mejor en privado. A nadie le gusta que le lean la cartilla delante de testigos.
  • Gritar sólo empeora las cosas.
  • Que vuestros hijos no os vean mentir y mucho menos les pidáis que mientan. Es difícil confiar en alguien que miente.
  • Sed amables con vuestros hijos.
  • Cuando os cuenten un problema vuestros hijos prestad toda la atención del mundo. Evitaréis muchos problemas futuros, tanto de ellos como vuestros.
  • Decidles a menudo lo mucho que los queréis. No deis por hecho que ya lo saben. Además a todos nos gusta oír que alguien nos dice que nos quiere.
  • Cambiad vosotros y cambiarán ellos.

Espero que os haya gustado este aperitivo.

Si queréis leer más sobre la educación de nuestros hijos podéris visitar esta sección del blog:

Padres

Comentarios 9

  1. Si estas recomendaciones las usásemos estrictamente padres y educadores, se acabaría o al menos se reduciría considerablemente, los traumas infantiles, el fracaso escolar y la infelicidad de muchas personas.

  2. Mi hija tiene 5 años y no sólo desobedece, si no que también cuestiona todas la.ordenes que les damos. A veces preferimos quedarnos en casa y no salir xq ya sabemos que va a ser para problemas. Se va sola corriendo entre la gente, se mete en las conversaciones y se burla de los adultos. Solo me finciono tirarle del pelo y gritarle, pero es momentaneo. Como que la ubica en ese momento y al rato es lo mismo de siempre. No podemos vivir así es agotador.

    1. Post
      Author

      Hola, Gisela. Tendréis que cambiar de estrategia, conviene que hagáis algo diferente. Por otro lado no es muy recomendable que evitéis salir porque os da problemas: la evitación de las dificultades no las resuelve y acaba convirtiéndose la evitación en un problema aún más grave. Por supuesto, tirarle del pelo y gritarle es mejor que dejes de hacerlo. Creo que es recomendable que acrecentéis vuestra calma todo lo posible así podréis «contagiar» a vuestra hija con vuestra propia tranquilidad.

  3. Mi hijo tiene 7 años Y no hace caso en el colegio no quiere obedecer órdenes vive enojado por todos y ahora se enoja tira la mesa las sillas y bota todo ya no se que hacer ayuda por favor

    1. Post
      Author
  4. hola mi hijo tiene 4años y no hace caso le hablo y no entiende promete que se va ah portar bien y sale portandose mal no presta atencion no escucha no hace los trabajitos de la escuela no le hace caso ah la maestra no se comunica casi no habla que debo hacer

    1. Post
      Author

      Hola; Pamela. Te recomiendo que lleves a tu hijo a un psicólogo infantil: el podrá evaluar en profundidad lo que le ocurre a tu hijo.

  5. Hola tengo 2 niñas , una de 2años y otra de 4años.
    De momento con la pequeña lo llevamos bien pero con la mayor ya no sabemos que hacer .
    Le hablamos ,pedimos que haga alguna cosa (quitarse el pantalón para ponerle el pijama, no bote en la cama, no grite , tenga paciencia, no diga palabrotas, no se burle de los amigos… ) y parece que hablemos con la pared.
    Estamos cansados de pedirle 100 veces porfavor q haga algo y pase de nosotros, se ríe en nuestra cara .
    Si se lo pido 100 veces porfavor no hace caso
    Si se lo pido gritando no hace caso
    Si se lo pido con amenazas no hace caso
    Si la dejo llorar 30min tampoco sirve
    Si le doy una palmadita al culo no hace caso solo llora un poco y encima me dice ,,no me has hecho daño,,
    Le digo q si no hace algo no tendrá algo y enseguida dice ,me portarte bien pero al minuto vuelve a lo mismo.
    Ya no se q hacer o dónde acudir. Necesito ayuda está situación puede conmigo.
    No soy de las q les guste pegar a los niños pero solo digo q hay situaciones q me pueden ya.
    Hablo con la nena le explico el porqué,me bajo a su nivel y todo .
    Pero… Ya se está pasando

    1. Post
      Author

      Hola, Carmen. Procura encontrar momentos al día para relajarte y disfrutar de momentos de sosiego. Si tu estás en calma será más fácil que encuentres la manera de tratar a tu hija. ¿Has oído hablar de mindfulness?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *