Problemas digestivos

problemas digestivos

Sistema digestivo hiperactivo

Tu sistema gastrointestinal es extremadamente sensible a las variaciones de tus estados emocionales.

Después de una racha especialmente estresante puede volverse hiperactivo (incluso aunque esa mala racha ya haya cesado).

Esa actividad aumentada puede consistir en que el estómago segregue más ácido del habitual, lo que produce acidez, inflamación de los intestinos y otros síntomas de indigestión.

Esta actividad digestiva relacionada con el estrés pasa a menudo desapercibida, es decir, no notas sus efectos.

Aunque, si esos efectos se vuelven particularmente intensos o duraderos, pueden convertirse en unos ciclos perturbadores.

Esos ciclos pueden empezar con un estresante externo, como por ejemplo una infección provocada por un virus o por una intoxicación alimenticia.

Pero también pueden empezar porque se van acumulando los efectos de pequeñas alteraciones emocionales.

Cómo comienza el problema

Tenemos un síntoma y empezamos a preocuparnos.

Por ejemplo, el miedo a no llegar a tiempo a un váter cuando sufrimos el síndrome de colon irritable.

Otro ejemplo: la acidez frecuente de estómago nos hace pensar que acabaremos desarrollando un cáncer de estómago por estar sufriendo una irritación persistente.

Estas preocupaciones generan unas cuantas emociones (entre ellas, el miedo) que a su vez traen de la mano más síntomas.

Habitualmente las intervenciones médicas intentan controlar los síntomas con medicamentos o cambios dietéticos.

Y está claro que esas medidas pueden ser muy útiles; aunque también pueden contribuir a que nos pasemos el día queriendo controlar hasta el más mínimo alimento que nos llevamos a la boca con el fin de mantener a raya a nuestro síntomas.

Y ya estamos de nuevo generando nuevas emociones que van a dificultar el que alcancemos el bienestar anhelado.

Una buena estrategia para abordar los problemas digestivos

Lo primero es que descartes, con la ayuda de un médico, que no te ocurre nada grave en tu sistema digestivo.

Lo segundo es que entiendas que tus preocupaciones están contribuyendo a que el problema crezca o se mantenga.

Después conviene que reanudes tu actividad normal y que procures comer un poco de todo.

Por último, puede que te ahorres mucho sufrimiento si decides abordar tus emociones negativas.

Y para esto de abordar las emociones negativas las prácticas de meditación llamada Atención Plena o Mindfulness pueden ayudarte.

La atención plena y los problemas digestivos

Puedes observar todos los pensamientos de preocupación que surjan relacionados con tu sistema digestivo.

Puedes etiquetar esos pensamientos como lo que son: simples pensamientos de preocupación. Y no confundirlos con hechos reales.

Así irá aumentando tu capacidad para tolerar los síntomas.

Y eso hará que te relajes y que puedas aceptar las distintas sensaciones que llegan desde tu barriga sin que te de por pensar en posibles catástrofes.

Volverás a recuperar tus hábitos normales relacionados con el comer y con visitar el váter.

Dejarás que los síntomas vengan y se vayan.

Incluso los observarás con una cierta curiosidad.

La práctica de la Atención Plena facilita este cambio de actitud.

Si quieres comenzar a practicar puedes leer en este mismo blog los siguientes artículos para ir abriendo boca (aunque verás que podrás leer algunos más relacionados con la meditación):

Atención plena

El poder de la respiración

Las emociones

No estaría de más si contemplas la posibilidad de que tus dificultades digestivas estén causadas más por tu mente que por la dieta.

Con lo cual convendría que prestases más atención a tus emociones que al menú.

Puede que observes que a veces tus molestias digestivas surgen después de un disgusto.

Si contemplas la posibilidad de que tu mente esté afectando a tu sistema digestivo puede que te venga bien la colaboración de un psicólogo.

 

 

Comentarios 2

  1. Buenas tardes

    La verdad muy buenos consejos y un contenido importante, para tomar algunas precauciones o decisiones en caso de los que padecemos de algunos problemas digestivos.

    Muy bueno….

    1. Post
      Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *